¿Qué sabemos acerca de la migraña?

Aunque en muchas ocasiones suele utilizarse el término “Migraña” para describir genéricamente a cualquier tipo de dolor de cabeza, es importante conocer cuáles son las características específicas que hacen que dichos dolores se consideren realmente como una migraña.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, la cefalea es uno de los trastornos más comunes del sistema nervioso en donde se presentan dolores de cabeza recurrentes. Entre estas cefaleas se encuentran la cefalea tensional, la cefalea en brotes y la antes mencionada, migraña que también se conoce como jaqueca (WHO, 2016).

La migraña, este tipo de cefalea primaria frecuente e incapacitante, está causada por la activación de un mecanismo encefálico que conduce a la liberación de sustancias inflamatorias y causantes de dolor alrededor de los nervios y vasos sanguíneos de la cabeza. Debido a influencias hormonales, la migraña es tres veces más frecuente en mujeres que en varones, suele aparecer en la pubertad y afecta principalmente al grupo de edad de entre los 35 y los 45 años. A pesar de considerarse una enfermedad con escasa tasa de muertes, es una de las patologías que más inciden en el deterioro de la calidad de vida (Gómez, 2008) (WHO, 2016).

Clasificación

De acuerdo con la Sociedad Internacional de Cefaleas, la migraña tiene dos tipos principales que pueden coexistir o no en algunos casos, la migraña común o sin aura, y la migraña clásica o con aura, de las cuales se presentan características relevantes en la siguiente tabla (Gobel, 2018) (Mayoclinic, 2021a).

Diagnóstico

La migraña es un trastorno cerebral complejo que se explica por la interacción de factores genéticos y ambientales. La existencia de factores hereditarios en la migraña fue demostrada por estudios de gemelos y familiares en la década de 1990 y se sabe que su heredabilidad es de alrededor del 42% (Ducros, 2021). Si una persona tiene migrañas o antecedentes familiares de migrañas, un médico capacitado en el tratamiento de dolores de cabeza (neurólogo) probablemente diagnosticará las migrañas basándose en sus antecedentes médicos, síntomas y un examen físico y neurológico. Si la afección es inusual, compleja o se vuelve grave repentinamente, las pruebas para descartar otras causas del dolor podrían incluir imágenes por resonancia magnética (RM) o tomografía computarizada (Mayoclinic, 2021b).

Tratamiento

Tratamiento.jpg

El tratamiento de la migraña está destinado a detener los síntomas y prevenir episodios futuros por lo que los medicamentos usados para combatirlas se dividen en dos grandes categorías: analgésicos y preventivos. Los primeros se caracterizan por tomarse durante los ataques de migraña y están diseñados para detener los síntomas, mientras que los segundos se toman regularmente, para reducir la intensidad o la frecuencia de estas (Mayoclinic, 2021b).

Un ejemplo reciente que surgió para el tratamiento preventivo de la migraña en adultos es Aimovig (erenumab-aooe), el cual se administra una vez al mes y actúa al interrumpir la actividad del péptido relacionado con el gen de la calcitonina, una molécula que interviene en los ataques de migraña. Cabe destacar que este tratamiento recibió aprobación de la FDA y Cofepris en el año 2018 y 2019, respectivamente (FDA, 2018b) (Novartis México, 2019). Por otro lado, para los adultos que no toleran muy bien los medicamentos para la migraña, algunos dispositivos médicos representan una alternativa, tal como los estimuladores magnéticos transcraneales y dispositivos de neuroestimulación eléctrica transcutánea (FDA, 2018a).

Leave a Reply